miércoles, 9 de septiembre de 2015

LA TRAGEDIA DE BELLA VISTA






Un 8 de septiembre de 1989 se producía lo que se conoció como “La Tragedia de Bella Vista", en que murieron 8 personas, entre ellas 6 de los más grandes artistas de Chaco y Corrientes: “Chango” Paniagua, “Yacaré” Aguirre, hermanos Miguel Ángel “Michel” y Joaquín Adán “Gringo” Sheridan, Zitto Segovia y Johnny Bher.

En Bella Vista, la fatídica noche del 8 de septiembre de 1989, seis artistas de la música tradicional litoraleña perdían la vida, luego de que el micro que los transportaba cayó y se hundió en las aguas del Paraná.
El accidente, que cobró la vida de ocho personas, conmovió a las comunidades chaqueña y correntina que siguieron con angustiosa expectativa la búsqueda de los cuerpos. La aparición del cadáver de Zitto Segovia dio paso entonces a los funerales populares más grandes que recuerde esta provincia, con la participación de miles de personas que acompañaron las exequias en el velatorio realizado en el Domo del Centenario y luego en una multitudinaria caravana desde allí hasta el cementerio San Francisco Solano.

Zitto Segovia, Johnny Behr, Carlos Chango Paniagua, Daniel Yacaré Aguirre; los hermanos Miguel Angel y Joaquín Sheridan, desaparecieron en la tragedia y sólo una semana después aparecieron los cuerpos, primero de Paniagua, Aguirre y el de uno de los choferes, José Toledo.

El cadáver de Zitto Segovia apareció 9 días después y luego de que una marcha de amigos y seguidores del músico llegó al puente Belgrano para arrojar ofrendas florales y orar por la aparición del cuerpo.

El grupo Reencuentro, de los Sheridan; el Trío Corrientes, Segovia con Behr y un ballet encargado de las coreografías de “La Delegación”, involucrada en una gira que buscaba recolectar fondos para viajar a Francia para presentar su espectáculo.

Luego de la actuación del viernes en Bella Vista, debía haber seguido el domingo en Resistencia.

EL ACCIDENTE
El accidente se produjo luego de que el grupo llegó a Reconquista por la tarde y adelantó una visita a la FM y al canal de cable local para promocionar el espectáculo que presentarían por la noche. Parte del grupo ya se había dividido, entre los que aprestaban a revisar equipos y el escenario del club Juventud y los que fueron a los medios.

Luego de la visita a la emisora instalada en la zona del puerto, los músicos abordaron el micro para dirigirse al hotel y realizar un último ensayo conjunto antes del show. El colectivo de la empresa Iberá hizo un rodeo hacia el hotel por la costanera y de inmediato el chofer gritó que fallaban los frenos, advirtiendo que caían al agua. Luego de sortear dos curvas, el micro salió de la calle, embistió un árbol y arrancó finalmente las barandas de la costanera, cayendo al río, crecido y muy agitado, en el que desapareció en menos de dos minutos.

Salvaron su vida, logrando escapar del colectivo Carlos Miño, César González, Ricardo Scófano, Ricardo Tito Gómez y Cacho Espínola.

El accidente conmovió a las comunidades y a los ambientes artístico y cultural de las dos provincias, dada la trayectoria y raigambre popular de los músicos desaparecidos, lo que dio paso a una emocionada vigilia en espera de la recuperación de los cuerpos.

Desde el momento mismo de la desgracia, rescatistas, personal de Prefectura, pescadores y vecinos de Bella Vista se sumaron a la angustiante búsqueda y la población del lugar se sumó dolorida y solidaria a la vigilia que también se inició en Resistencia y Corrientes capital.

La angustia aumentó cuando recién a los dos días se pudo reflotar el colectivo, para constatar que no estaban allí los cuerpos desaparecidos, que no lograban ser encontrados por los buzos de Prefectura ni tampoco flotaron a las 48 horas como se esperaba.

Los días transcurrieron con angustia, mientras la posibilidad y la esperanza de hallar sobrevivientes se alejaban cada hora. Finalmente el jueves 14 fueron rescatados los cuerpos de tres de los ocho desaparecidos iniciales: Paniagua, Daniel Aguirre y el chofer José Toledo fueron encontrados por Prefectura.

Ese mismo día se realizó una multitudinaria caravana chaqueña y correntina hasta el puente interprovincial y se encendieron fogones de vigilia en la plaza España de Resistencia. Un día después, a 3 kilómetros del puerto de Bella Vista en proximidades de Itá Punta, el cuerpo de Zitto Segovia fue encontrado flotando por una lancha de Prefectura Naval.

Jamás se recuperaron los cuerpos de los cuatro desaparecidos restantes, Johnny Behr, Joaquín y Miguel Ángel Sheridan y el restante chofer del micro, Walter Blas Gómez.

Luego de descartar realizar los funerales en la sede del Partido Justicialista (PJ), se prepararon las instalaciones del Domo del Centenario para recibir el cuerpo de Segovia, que llegó esa misma noche a Resistencia.

Sus restos fueron inhumados a las 15 en el cementerio San Francisco Solano, luego de un velatorio que congregó a miles de personas en el Domo del Centenario. Desfilaron por allí seguidores, amigos, funcionarios de los gobiernos de Chaco y Corrientes y representantes de organizaciones gremiales y partidos de todo el arco político local.

Una masiva caravana acompañó el traslado del cuerpo a su morada final, acompañando permanentemente con canciones populares del repertorio y autoría de Segovia, y con un aplauso casi constante que se repitió durante todo el camino.


Fuente: http://fmcapital953.com.ar/?p=3367






                 A los 20 años de la tragedia de los músicos                      chamameceros en Bella Vista, Corrientes

Se ha producido un error en este gadget.