domingo, 30 de abril de 2017

JORGE LUIS BORGES ERA DESCENDIENTE DE GUARANÍES

JORGE LUIS BORGES: — “Toda la historia, grande o pequeña de los argentinos, me hace pensar que la Patria está en Corrientes. Cuando era niño aprendí unos versos de Hilario Ascasubi, que aun hoy recuerdo perfectamente, y que dicen: "Otra vez con la victoria/ se alzó la correntina/ por ser/ fieles y patriotas/ es que no se “dueblan” por nada”.


Foto y texto exclusivo para EL LITORAL LITERARIO por Voltaire Cosentino

Son fuertes, como éste bastón irlandés, una madera de “espina negra" que fue usada como arma por la forma de martillo que tiene su mango. Cuando la patria se vio apurada, siempre buscó refugio en Corrientes. Es algo aparentemente inexplicable, pero es así. Estuve una vez en la ciudad de Corrientes y otra, en la de Goya. Me obsequiaron entonces con algo que conservo muy bien: un pequeño yacaré embalsamado que está en una de mis bibliotecas. Me han dicho que es una especie que ya ha desaparecido .en Corrientes. Realmente, es una lástima, una verdadera lástima. Como es una lástima que se vaya perdiendo la práctica del idioma guaraní. Leopoldo Lugones decía, curiosamente, que en guaraní, la Luna es macho y el Sol es hembra. Algo así como en el alemán antiguo y en los idiomas escandinavos, fruto, de la fuerte influencia del matriarcado. En Japón hay algo parecido, donde se sostiene que los emperadores descienden de la Diosa, del sol, y no del Dios del Sol. El guaraní es muy bello. Me han dicho que Uruguay significa "río de los pájaros", y qué Iguazú se traduce como “aguas grandes". Lamentablemente, cuando’ estuve en Posadas, no pude visitar las cataratas ni las ruinas de San Ignacio, a las que conozco solamente por la lectura de un ensayo de Groussac.
Mi familia, hablando de otra cosa, era unitaria, y recordaba la epopeya de Pago Largo y contaba el episodio que no sé si es leyenda unitaria o no, en cuanto á la manera que Tos vencedores hicieron con un trozo de piel de la espalda de Genaro Berón de Astrada, que se la enviaron como obsequio a Rosas. Mi padre conoció a uno de los degolladores de Juan Manuel. Una vez le pregunté cómo era, y me dijo que se trataba de un simple soldado que cumplía órdenes. Mi abuela solía decir que en el Plata hablan existido tres tiranos: Rosas en nuestro país; Artigas en el Uruguay y Solano López en el Paraguay. Uno peor que otro. Ahora, muchos los veneran. Son las jugarretas del tiempo. Y de la muerte, que transforma en buena a la gente que parecía no ser tal. Voy a hacer una confesión.
Por mis venas corre, por lo menos, una gota de sangre guaraní. Por lo que he podido Investigar, el fundador de Asunción del Paraguay, don Domingo Martínez de Irala, tuvo muchas concubinas, especialmente princesas guaraníes. De las relaciones de aquél con una de ellas llamada la india Agueda, descienden lejanamente Silvina y Victoria Ocampo. Yo mismo desciendo de Irala y de otra india guaraní, cuyo nombre no tengo ahora presente. Yo soy uno de los miles de descendientes de una india guaraní, concubina de Irala. Otra cosa que me satisface mucho de Corrientes, es saber que los Intendentes no se dedican, como en otras partes del país, a talar o destruir árboles.

La ética, los tigres, los espejos
Tiene razón, son muchos los males de estos tiempos. Pero, ¿para qué quejarnos, si los hemos creado nosotros? Creo que el mal mayor de nosotros, los argentinos y de todos los que habitamos este incomprensible país, es la falta de ética. Se han perdido los principios y la práctica de principios éticos fundamentales. La ética se ha borrado de la vida nacional. Creo que si cada uno de nosotros practicara un poquito sus principios, podría volver a tener la vigencia que alguna vez tuvo.
¿Los tigres, qué tienen que ver conmigo y mi obra? Son un símbolo. El escritor debe ser sumiso y no conviene que trate de comprender demasiado lo que está haciendo, porque cualquier acto de la conciencia puede echar a perder la obra. Podemos sentir una cosa y opinar de otro modo. Yo creo que las opiniones son muy superficiales, que ningún escritor debe ser juzgado por sus opiniones. Por ejemplo, he dicho que no soy comunista. Pero cuando me preguntan sobre la obra de Neruda, cuando era un poeta sentimental, creo que era muy flojo; cuando escribió “Veinte poemas de amor y una canción desesperada”, creo que era deleznable. Pero cuando se dejó llevar por el comunismo, escribió espléndidos poemas. Es decir, que el comunismo es lo que él necesitaba como estimulo; no lo que yo, lector, necesito como estimulo. La mayoría de los escritores no se dan cuenta de lo extraño que es su destino. Yo mismo he tenido que llegar a los 63 años para darme plena cuenta de lo extraño que es el destino del escritor. Se trata de una persona, como diría Sábalo, solicitada por fantasmas: o que entrevé islas lejanas, diría yo. Pero son dos metáforas de una misma cosa, de manera que el escritor s$ dedica a tratar a sus fantasmas pata que lo dejen en paz o de interpretar eso que entrevé. Por ahí están los tigres y los espejos.

Los escritores, los periodistas, el idioma y sus “Obras”
Además, la filosofía son unas cuantas perplejidades esenciales y las respuestas que han dado los hombres a lo largo de la historia de los siglos. ¿Pero qué importa saber el nombre de los hombres? Eso río tiene ninguna importancia, lo que importa son los problemas. Descubrir un problema, como decía Thomas De Quincey, no es menos importante que descubrir una solución. Y yo diría que es más importante, porque descubrir un problema es descubrir un campo más para la atención de los contemporáneos. Y al porvenir cabe descubrir una solución; si la polución “es buena, ya queda cerrado el tema. Pero, desde luego, no corremos demasiado peligro en descubrir soluciones buenas. Para un escritor, el más peligroso de los oficios es ser periodista. Porque el periodismo se parece lo bastante a la literatura compara contaminarla. Para una persona que escribe en el dialecto de los periodistas, parece muy difícil que pueda después escribir en el otro dialecto, un poco más digno, de la literatura. Creo que el periodismo mancha a la literatura, que conviene que el escritor lo evite. Yo no he podido evitarlo. Ningún escritor de nuestra época logra evitarlo del todo.
Por mi parte, que he sido más o menos periodista durante bastante tiempo, creo que eso no ha contribuido a mejorar mi estilo ni mi modo de pensar. Más bien, pienso que eso ha sido malo: El escritor argentino tiene, además de todos los problemas de todos los escritores en todas las épocas y en todos los países, un problema específico.  Es el del idioma, la suerte de que nuestro des tino sea el idioma español. Y esa lengua española es, después del inglés, la más divulgada en el mundo. Posiblemente el porvenir sea bilingüe, como en los países escandinavos, donde todo el mundo habla finlandés, danés, sueco, noruego y además, habla inglés.
Posiblemente el mundo entero llegue a esa misma situación. Esto lo he dicho y sostenido en otras oportunidades. Si pensamos en los otros idiomas, el chino no puede ser una lengua universal, ya que los chinos sólo se entienden por la escritura. Si un chino del Norte se encuentra con uno del Sur tienen que escribir los caracteres para entenderse: ambos lo pronuncian de un modo distinto. El ruso es un idioma muy difícil. En cuanto a Francia, ha perdido, desdichadamente, yo creo, el influjo que tenía. El francés ya no puede ser un Idioma universal. Estamos, entonces, ante dos lenguas universales: el inglés y el español. Creo que es una gran ventaja, creo que el hecho de poseer dos idiomas nos libra del nacionalismo chauvinista de esta época. Dos idiomas son dos modos de sentir el universo.
Un idioma no es un repertorio de sinónimos, como nos hacen creer los diccionarios, es algo más: es un modo de sentir el mundo. Eso se nota en las muchas palabras intraducibles que tenemos en inglés y en alemán. Cada Idioma no sólo es intelectual sino que corresponde a algo más importante; también corresponde a las emociones. Pues bien, el escritor argentino tiene el privilegio de que su destino sea la lengua española, que va a ser, yo estoy seguro, uno de los dos Idiomas del mundo, Junto con el inglés. ¿Y qué ocurre ahora con ese privilegio? Ocurre que tratamos, yo mismo he tratado, de prescindir de él. Es decir, que cada región tiende a imponer su modo de hablar. Y eso sólo lo vemos en el Diccionario de la Academia que registra miles de argentinismos, acaso inútiles, pero que siempre ponen argentinismo, chilenismo, uruguayismo, peruanismo, con lo cual la palabra queda en una especie de lazareto. Yo escribí libros tan argentinos que nadie los entendía. Yo creo que habría que tratar de insistir en nuestras afinidades y no en nuestras diferencias, que es lo que, por otra parte, siempre se hace. Ahora, ¿por qué no observar la misma conducta en lo que se refiere a países, y arque tenemos la lengua española? ¿Por qué no tratar de escribir en un español que no sea ni profesionalmente peninsular, ni profesionalmente sudamericano o argentino? Además, lo de sudamericano no significa nada, debido a la variedad de países que están incluidos. Por eso yo trato de escribir ahora en un idioma que sea comprensible en ambas márgenes del Atlántico y en países remotos como México o Cuba. Aunque no es esencial, yo preferirla ser entendido a no ser entendido.
Ahora, desde luego, si yo presento  por ejemplo, un compadre de Buenos Aires del siglo pasado, tiene que hablar más o menos como yo Imagino que hablaban. Entonces puede permitírseme ser porteño, digamos, porteño viejo. Y si no, creo que lo mejor es tratar de ignorar, de omitir nuestras diferencias. Insistir, en nuestras trivialidades; no creo que tenga otro problema el escritor argentino. Lo demás, son problemas de publicidad, pero eso me parece a mí que no es Importante.
Cuando más tarda uno en publicar, mejor. Y si no publica, quizá sea lo mejor de todo. Yo, por lo menos, sé que he publicado demasiado y estoy arrepentido de ese libro que vanidosamente se titula “Obras Completas". Lo digo así, entre comillas: “Obras”. Yo no tengo obras, realmente. Tengo cuentos, tengo relatos, tengo ensayos más o menos casuales, y todo eso se encuaderna. Cuando dicen que una obra es una Ilusión óptica, yo no creo tener ninguna obra así. Como no creo merecer ningún premio, aunque los acepto ávidamente cuando se me cruzan en el camino. Esto es cuanto se me ocurre hoy. Espero haber contestado todas sus preguntas. Ahora, su curiosidad sobre si soy una superstición argentina, bueno... ¿Usted, qué opina?
P: —Que Jorge Luis Borges es una de las grandes apasionantes supersticiones que tenemos los argentinos. Disculpe mi vehemencia. Es que quisiera haberlo dicho con mayúsculas. Muchas gracias.

YAPA
“Lo que se respeta en mí, lo que se quiere en mí, es la idea de un hombre de letras, de un poeta, de un hombre dedicado a una tarea tan poco lucrativa como es la literatura, como mi vejez y mi ceguera. Eso lo siento con gratitud y con asombro, porque nunca pensé en ser popular. Mi madre se conmovió cuando le dije que de la primera edición de "La historia de la Eternidad" se habían vendido treinta y siete ejemplares”. Aquí está Jorge Luis Borges, un poco más. Habló de Corrientes y de muchas otras cosas, en las largas dos horas que dispensó a EL LITORAL: donde en varios momentos nos pareció un personaje épico. Deliberadamente, hemos obviado en este trabajo, la transcripción de las preguntas, ya que los conceptos dan una idea clara de cuáles fueron.
En nueva oportunidad, daremos cuenta de otras ideas que sobre disimiles temas, nos entregara esta figura colosal. Pero, no terminemos sin una referencia casi metafísica. Atenta a la conversación y sentada cero nuestro, Corrientes escuchó las ideas de Borges. Si, Corrientes. Porque la dama de compañía de Borges, es Fanny Ubeda, una correntina nacida hace 70 años en General Paz, en los dominios territoriales de la familia Romero Carranza. Hace 27 que acompaña domésticamente a Borges. ¿Otro tigre? ¿Otro espejo? Cuando nos despedimos, un fondo musical nos envuelve. Por una ventana y desde uní radio de la vecindad, la voz de Inés Rinaldi deleita con la canción del joven Tarragó Ros, “María va…". Fanny Ubeda, que alguna vez fue el personaje de la canción, la escucha con atención. Y Borges,  que también le ha prestado su atención, murmura: “Es muy tierna esa canción”.

Buenos Aires — Septiembre de 1982.

Fuente: http://www.ellitoral.com.ar/225676/Jorge-Luis-Borges-asevera-que-la-patria-esta-en-Corrientes
Se ha producido un error en este gadget.