viernes, 21 de agosto de 2015

ORÍGENES HISTÓRICOS DEL POMBÉRO


En el mito del Pombéro hay dos aspectos a tener en cuenta. Uno es el origen histórico de su nombre y en otro la parte mítica que existe en la mentalidad popular, concibiéndolo como duende o personaje misterioso.
En cuanto a lo histórico, posiblemente de allí
tomó su nombre, vinculado con un personaje, espía de avanzada de los bandeirantes y mamelucos, de la era colonial, que merodeaba en las cercanías de los poblados de asentamiento de los guaraníes, especialmente en las misiones jesuíticas. Tomaban la forma de “cazadores de palomas” o palomero (pombero en portugués, nombre también dado a los que preparaban a las palomas mensajeras y a los que cuidaban los maizales contra la voracidad de estas aves que devastaban los sembrados). El espía de avanzada, disfrazado de “palomero” con un atuendo muy particular merodeaba, por los bosques para vigilar la vida y estudiar el movimiento cotidiano de las poblaciones guaraníes. Luego avisaba a sus cómplices, quienes ocultos y preparados estudiaban el momento más oportuno para dar el asalto final y llevar cautivos a los hombres, mujeres y niños y venderlos en el mercado de esclavos de San Pablo. Esto es histórico y cualquiera puede encontrar datos en los libros que tratan del tema, como ser “La conquista espiritual del Paraguay” de Antonio Ruiz de Montoya o bien “Las misiones y sus pueblos”, obra de Guillermo Furlong SJ. A veces sucedía que algunos indios, generalmente, mujeres o chicos, sorprendían al pombero merodeando preferentemente durante la siesta y entonces surgió el miedo al mismo. Los padres guaraníes acentuaban dicho miedo en sus hijos para evitar que fueran víctimas prematuras de los raptos, violaciones de chicos y chicas, que a veces aparecían embarazadas sin saber por obra de quién, etc. Las poblaciones advertidas se preparaban para fortificar las defensas de un ataque en ciernes, cuando se avizoraba la presencia de algún “pombero” en la zona.

Fuente: Gavino Casco, “Hable y Escriba en Guaraní”, pág. 311
Se ha producido un error en este gadget.